El coaching en el ámbito jurídico estudia el factor humano y emocional que vincula al profesional con su cliente. Por ello, es fundamental aprender sobre cómo comunicar dentro de un acto judicial y protocolario.

Si te dedicas a la abogacía, te planteo la siguiente pregunta ¿qué vendes? La respuesta más obvia sería «vendo mis servicios jurídicos”, pero sabías que hoy en día la mayoría de las empresas del siglo XXI están decididas a comercializar estados emocionales. ¿Cambiarías así tu punto de vista sobre cómo enfocar tu marca personal, tu trato al cliente, el marketing jurídico e incluso tu manera de hacer Networking?

Las personas ya no compran productos porque buscan experiencias. Así, lo entendió a la perfección la marca Coca Cola y el instituto Coca Cola de la Felicidad. Las marcas de coche ya no describen sus vehículos o hablan sobre su fabricación, sus intenciones van más allá, y llegan al usuario con valores como la seguridad, el prestigio, el poder, etc. Cada marca se ocupa de aunar su producto con una emoción, que es la que el cliente comprará. No queremos un producto, sino las emociones que obtenemos con él.

Como abogados, no podemos obviar este nuevo paradigma, ya que nuestro éxito profesional vendrá de la mano de nuestra capacidad de adaptación. Así de sencillo y así de complejo.

“Lo único que permanece es el cambio”. Heráclito.

Todas las actuaciones que tengas como jurista deben ir encaminadas a conectar tu propia marca personal, tus valores de cabecera, con el cliente, para que así se identifique con la emoción que busca.

¿Cuáles son las emociones que predominan en mí la mayor parte del día? Este es un excelente punto de partida para definir mi marca. La cual enlazamos con la siguiente pregunta de nuestra sesión de coaching de hoy ¿quién es el miembro más importante de mi despacho? Efectivamente, el cliente es la persona más importante de mi equipo. Y si el cliente compra emociones, tendremos que ser lo suficientemente sagaces para responder a la pregunta de ¿qué emociones quiere comprar mi cliente cuando viene a mi despacho?

Pon el foco en el otro lado de la mesa. Intenta ahondar en las emociones que siente una persona cuando se enfrenta a un divorcio, mediación, sanción tributaria, querella, etc. Identifica esas emociones, aprende a gestionarlas y ofrécele aquellas por la que acude a tu despacho.

En nuestro programa de coaching jurídico definimos tu marca, tus valores y las claves de marketing jurídico que necesitas. No te quedes atrás. Más información en nuestra web.