La-sucesión-en-los-despachos-de-abogados-desde-el-coaching-jurídico-Instituto-de-Coaching

Según los datos que extraemos del censo, el 12% de los abogados supera, en la actualidad, los 60 años, siendo un porcentaje que continua “in crescendo”.  La sucesión en el despacho se presenta como un aspecto primordial al que el coaching jurídico viene a dar las respuestas requeridas proporcionando herramientas para convertir este aparente problema  en una solución con consistencia.

El modelo de negocio tras la revolución digital y el cambio de mercado  en el nuevo siglo (en el que hemos pasado de un mercado racional a un mercado emocional) han traído como consecuencia que muchos abogados con edad próxima a la jubilación hayan precipitado el devenir de esta, poniendo sobre la mesa el relevo en el liderazgo del bufete.

Son pocas las profesiones que no han experimentado cambios sustanciales, desde la formación y la adquisición de las competencias necesarias,  hasta la manera de su ejercicio. En el nuevo mercado solo tienen cabida los mejores, entendiendo esto como los que dan lo mejor de ellos mismos).  Los abogados no son una excepción. La figura del coach cobra entonces una especial relevancia como profesional que acompaña desde la cercanía y confidencialidad a los líderes del despacho.

El coaching jurídico proporciona herramientas para transformar el bufete en una empresa puntera que recoja los valores de la empresa del siglo XXI: Creatividad y productividad.

En este nuevo paradigma, el principal activo es el capital humano. Es clave por tanto elegir bien al equipo y formarlo en coaching de equipos y  llegado el momento es igualmente clave  elaborar un plan de sucesión con la previsión suficiente, con una hoja de ruta que recoja los

Aspectos claves:

  1. Diseño del plan: Detallar todos los pasos del proceso, marcar un calendario, así como las estrategias de coaching para ejecutarlo de forma adecuada.
  2. Elección del nuevo gerente: En los bufetes de tamaño medio existe miedo por parte del titular de perder la esencia del despacho. El programa de coaching jurídico concreta los principios y valores del despacho y  prepara al sucesor en un plazo no superior a 2 años. Se pone especial énfasis en la comunicación ya que podría no ser comprendido por los demás socios, máxime si se ha contado con alguien externo para la sucesión.
  3. Plan de comunicación: La comunicación de cómo se va a desarrollar el cambio y de las funciones de cada uno, tanto las temporales como las definitivas, es muy importante. Hay que trabajar tanto la comunicación interna con los trabajadores como la externa con proveedores y clientes. El coaching aporta en este punto herramientas de inteligencia emocional para identificar y gestionar las emociones propias y ajenas.

La sucesión es uno de los momentos clave en la historia de un bufete y es necesario anticiparse. Un día, con toda seguridad,  tendremos que dejar la firma en manos de otros y es importante tener la tranquilidad de que aquello que ha sido el trabajo de toda una vida, continúe de forma planificada. En este proceso de organización hay que tener  en cuenta a las personas: empleados y clientes, y  a la vista de sus intereses y necesidades.  Apoyarse en externos puede ser muy útil y hacerlo con tiempo, una garantía para un mayor éxito.

En instituto de coaching somos abogados y coaches con 15 años de experiencia en Sucesiones. Todo nuestro conocimiento y actitud a vuestro servicio para ganar en tranquilidad en el bufete.