Abogados, un sector al alza tras el coronavirus: Cómo aumentar mi cartera de clientes.

Abogados sector al alza por el coronavirus

La crisis del coronavirus está afectando ya a la economía de los bufetes y asesorías. La suspensión e interrupción de los plazos previstos en las leyes procesales para todos los órdenes jurisdiccionales unido a la declaración de servicio esencial, coloca a la abogacía en una difícil situación económica.

Las consecuencias económicas que tendrá la crisis del coronavirus en los despachos, pueden verse sin embargo de forma disruptiva como una gran oportunidad de crecimiento.

El mercado laboral cambiará drásticamente y según los expertos muchos de estos cambios habrán venido para quedarse, entre ellos el fin del presencialismo.

Uno de los sectores que saldrá más reforzado del momento actual será la abogacía.

Europapress recoge como una de las profesiones más demandadas tras el coronavirus serán los abogados laboralistas y concursales (19-3-2020). https://www.europapress.es/economia/laboral-00346/noticia-abogados-laboralistas-concursales-vuelven-estar-perfiles-mas-demadados-coronavirus-20200319180306.html.

A su vez, los divorcios se han disparado en China tras la cuarentena, tal como refleja el abc (Díez, P. 21-10-2020) tras 11 semanas de confinamiento https://www.abc.es/sociedad/abci-epidemia-divorcios-china-cuarentenas-coronavirus-202003200152_noticia.htm. La violencia de género lamentablemente, en nuestro país ha subido un 18%.

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo de declaración del estado de alarma plantea cambios jurídicos profundos y en muchos aspectos, improvisados, fruto de la urgencia sanitaria.

Los juristas son por tanto necesarios y demandados por los ciudadanos que plantearán todo tipo de cuestiones que en muchos casos tendrán que dirimirse en instancias judiciales.

Arrendamientos, rescisión de contratos de servicios, sucesiones y herencias, derecho bancario, derecho del consumidor serán algunos de los servicios más demandados por los ciudadanos, además del derecho laboral y de familia antes traído a colación.

¿Cómo dirigir esos clientes potenciales a mi despacho?

El mercado tiene necesidad real de abogados y asesores jurídicos tras la crisis del coronavirus. Esto es un hecho.

Ante esta realidad caben tres respuestas:

Reactiva

Centrada en la queja. Podemos poner el foco en los meses de confinamiento, en la suspensión de los plazos procesales, en la declaración de actividad esencial de la abogacía. Podemos hacer por tanto de “la situación no es justa” nuestro mantra.

Pasiva

Esperar pacientemente a que el confinamiento termine. Probablemente recibiré la llamada de algún cliente que necesite mi gestión ante la cancelación de unas vacaciones. Cuando el confinamiento acabe, esperaré a que los clientes me llamen, y pondré de vez en cuando un anuncio en Instagram.

Proactiva

Actuar generando oportunidades de negocio. Marcando lo que quiero conseguir día tras día y ejecutándolo. Aunque la situación sea muy favorable, necesita una acción por nuestra parte.

La palabra proactividad significa que podemos tomar la iniciativa. Significa que somos responsables de nuestras propias vidas. Nuestra conducta es una consecuencia de nuestras decisiones, no de nuestras condiciones. Los resultados están alineados con mis acciones y no los dejo al azar o a la decisión de terceros. Esta actitud proactiva es la que define el liderazgo.

La actitud proactiva consta dos partes: ACCIÓN Y MOTIVACIÓN.

  • ACCIÓN materializada en un plan de acción diseñado orientado a aumentar mi cartera de clientes.
  • MOTIVACIÓN. Una gran dosis de entusiasmo y confianza en el proyecto y en los resultados que obtendré.

¿Cómo realizar un plan de acción para atraer a los clientes a mi despacho durante y después de la crisis del coronavirus?

Un plan de acción es un documento personalizado, diseñado específicamente según las características del abogado o abogada y de su despacho. Es una de las herramientas que más utilizamos en un proceso de coaching.

El coaching jurídico es un proceso de acompañamiento confidencial y personalizado para el desarrollo del máximo potencial del abogado a través de la acción y la motivación. Una de las herramientas estrellas en un proceso de coaching es el plan de acción. http://Coaching por abogados y para abogados

Un plan de acción se compone de meta, objetivos, medio y motivación.

Meta

Es aquello que quiero conseguir con el plan de acción. La meta será abstracta y responderá a la siguiente pregunta:

¿Dónde quiero que esté mi despacho dentro de un mes?

En un proceso de coaching damos importancia capital a la definición de una meta correcta. Un plan de acción puede ser un fracaso si no se elige una meta adecuada.

En ocasiones, los planes estratégicos, las acciones del día a día en la empresa son contradictorias precisamente porque no se sabe el camino, el objetivo, la misión o el propósito.

Si no sabes adónde vas, da igual el camino que cojas. Lewis Caroll (Alicia en el país de las maravillas)

Objetivos

Un buen plan de acción se basa en objetivos semanales. Estos, a diferencia de la meta, deben ser muy concretos y medibles. Deben responder a las siguientes preguntas:

¿Cuánto? ¿Cuándo? ¿Cómo sabré que lo he hecho?

Medio

Los medios pueden ser materiales (video, blog…) e inmateriales (acuerdos de colaboración, comunicación telefónica…). Debemos actuar entonces en coherencia con los valores de nuestro despacho, pues ante la acción comercial se puede tomar una actitud disruptiva o escéptica. No podemos olvidar en cualquier caso que el teletrabajo ha venido para quedarse y la abogacía no es una excepción. Esto lejos de ser una debilidad, es una gran fortaleza para ofrecer a nuestros clientes un servicio excelente.

Motivación

Este es uno de los puntos que más se trabajan en coaching. Es cierto que la estrategia correcta llevará al éxito y la incorrecta al fracaso, pero también es cierto, que la mejor estrategia sin motivación será igual que una buena intención dentro de un cajón.

Una persona motivada, con la autoestima y seguridad necesarias es capaz de mover montañas. Los profesionales del coaching se encargan de remover todos los obstáculos, que con seguridad irán surgiendo, en el cumplimiento de los planes de acción.

Las personas estamos educadas en el miedo al fracaso, especialmente en nuestra cultura y este el motivo por el que muchas ideas creativas acaban en proyectos sin ejecutar.

El éxito no se mide por las veces que se acierta, sino por las veces que te levantas después de una caída.

Te animamos a aprovechar estos días de confinamiento para elaborar tu plan de acción y de ésta forma canalizar a tu despacho a las personas que necesitan de tus servicios de asesoramiento legal.

Bastarán dos sesiones de coaching mensuales, con seguimiento gratuito semanal para que empieces a ver resultados y conviertas los problemas en grandes oportunidades de crecimiento. Te esperamos.

info@institutodecoaching.com www.institutodecoaching.com

Patricia Tudó

Patricia Tudó

Patricia Tudó es abogada con 15 años de experiencia como directiva en varias firmas de abogacía. Estudió Psicología en la Universidad Oberta de Catalunya. Máster en Coaching, Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística por la Universidad San Pablo CEU (1500 horas). Master en práctica jurídica (800 h). Mediadora por la Universidad Rey Juan Carlos. Coach certificada por la Asociación Española de Coaching (ASESCO). Miembro de la asociación de Interim Management (AIME). Consultora en RRHH. CEO de Instituto de Coaching Jurídico y Empresa. Dirige un equipo multidisciplinar de profesionales de la abogacía, psicología, ingeniería y economía. Cuentan con 10.000 horas de coaching ejecutivo a directivos y consultoría a sus equipos.

Servicios de coaching jurídico:

1. Al profesional del derecho: Sesiones de coaching ejecutivo para aumentar la productividad personal, profesional, la gestión emocional y las habilidades del abogado.

2. Al despacho, con programas de consultoría sobre neuromarketing, liderazgo, gestión, recursos humanos, mindfulness, legal agile.

3. A sus clientes en la gestión emocional del proceso, en la estrategia procesal y la preparación de la vista.