Metodología Agile en el sector legal

Metodologia agile en el sector legal

Los modelos tradicionales de trabajo han ido dando paso a nuevas metodologías que se han visto reforzadas con el auge e irrupción de las nuevas tecnologías. Ya hemos dejado a un lado aquellos modelos que se eternizaban con el paso del tiempo y conducían a más de un quebradero de cabeza.

Si bien, este tipo de “metodología ágil” está más relacionada con el mundo de las tecnologías y desarrollo de software así como la gestión de proyectos innovadores y eficaces, es cada vez más común encontrar las metodologías ágiles aplicadas al sector legal, que es el que nos ocupa.

Desde el año 2001 empezamos a escuchar el Manifiesto Agile, que no dejaba de ser un compendio de 12 principios a seguir elaborado por un grupo de desarrolladores que ponía por encima de todo a las personas, más que al producto. Algunos de los principios que plasmaba el manifiesto eran los siguientes, todavía de vigente actualidad:

  • Individuos e interacciones sobre procesos
  • Colaboración con el cliente sobre negociación contractual
  • Respuesta ante el cambio para seguir un plan

El objetivo de las metodologías ágiles era aumentar los beneficios en la empresa privada, eficiencia y reducir costes. Sin embargo, con el paso de los años, los principios del Manifiesto Agile se han adaptado e incorporado a la mayoría de las empresas privadas y Administración Pública.

Tanto es así que hoy día el Método Agile beneficia de manera positiva a los despachos de abogados o consultoras legales al fomentar el trabajo en equipo; permitir una mayor adaptación al mercado y agilizar la entrega de servicios jurídicos, así como mejorar la gestión del despacho, entre otros aspectos.

Metodología Agile en los despachos de abogados

Aunque los abogados no tenemos que gestionar grandes proyectos como en las multinacionales, en nuestro sector es un reto diario aportar valor y colaboración en nuestra relación con el cliente. Para ello, la ejecución de comportamientos ágiles se hace más que necesaria.

La adopción de metodologías ágiles en los despachos de abogados nos permite ahorrar tiempo a la hora de elaborar una hoja de ruta con el cliente; reducir costes; nos previene ante acontecimientos inesperados para poder tener un mayor control de los hechos; nos ayuda a motivar al resto del despacho a enfrentarse a los tiempos de entrega con más calma al ser estos más reducidos y, por supuesto, nuestro cliente queda más satisfecho ya que somos más empáticos y flexibles con él.

En nuestro día a día buscamos ir paso a paso la hora de desarrollar un proyecto en el menor tiempo posible evitando imprevistos en el despacho. Esto es lo que busca las metodologías ágiles.

Tipos de metodologías ágiles en el sector legal: Kanban y Scrum

Existen dos tipos de metodologías cuando nos referimos a la gestión de proyectos. Hablamos de Kanban y Scrum, ambas ponen el foco de atención en el cliente para favorecer la celeridad en la entrega de resultados sin perder calidad: “las metodologías ágiles facilitan la gestión de proyectos al desglosar el proyecto y entregar rápidamente un trabajo valioso al cliente”, John E. Grant, Law Practice Today.

Ahora bien, vamos a desgranar cada una para entenderlas mejor.

Kanban en el sector legal

El método Kanban aplicado a los despachos de abogados nace para dar respuesta a los problemas que estos tienen a la hora de adoptar el enfoque Agile en sí mismo. Kanban aún 2 conceptos: aceptación del cambio y aprovechamiento del cambio. De esta manera, se adapta y evoluciona presentando distintas mejoras frente a los planes rígidos de trabajo.

El término Kanban viene del japonés: “kan” significa visual y “ban” tarjeta. Así lo podemos definir como un tablero donde aparecen los proyectos de manera muy visual con tarjetas o cartulinas.

La adopción de metodologías ágiles en los despachos de abogados nos permite ahorrar tiempo a la hora de elaborar una hoja de ruta con el cliente

Cuando aplicamos la metodología Kanban en nuestro sector buscamos agilizar los casos en los despachos y adaptarnos a las necesidades del cliente para responder de manera rápida a los cambios constantes.

Kanban nos ayuda a visualizar rápidamente nuestro proyecto y nos permite identificar aquellas partes en las que nos atascamos. Por ello, es recomendable estructurarlo en columnas y dividirlos en tarjetas o cartulinas donde se describan cada una de nuestras tareas y asignarles un responsable. Así evitamos duplicidad de tareas.

Scrum en el sector legal

Por su parte, con la metodología Scrum dividimos el proyecto o el caso en distintas partes más pequeñas que deben ser entregadas en plazos cortos a los que llamamos “sprints” (bloques temporales que duran entre 2 y 4 semanas).

Con Scrum repartimos el trabajo en repeticiones para obtener un mayor control de nuestro proyecto y de los resultados que vamos obteniendo.

En suma, la adopción de metodologías ágiles en el sector legal es sinónimo de ahorro de trabajo en el despacho. Además, lleva a resultados exitosos, menos estrés y más eficacia en nuestro trabajo.

¿Necesitas más información y quieres empezar a aplicar estas metodologías en tu despacho? Puedes escribirme a patriciatudo@institutodecoaching.com o si lo prefieres puedes llamarme al 625 390 391. 

Regístrate para obtener más información:

Patricia Tudó

Patricia Tudó

Patricia Tudó es abogada con 15 años de experiencia como directiva en varias firmas de abogacía y como directiva de RRHH en la función pública.
Estudió Derecho en la Universidad de Sevilla y Psicología en la Universidad Oberta de Catalunya. Máster en Coaching, Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística por la Universidad San Pablo CEU (1500 horas). Master en práctica jurídica (800 h). Mediadora por la Universidad Rey Juan Carlos.
Coach certificada por la Asociación Española de Coaching (ASESCO). Miembro de la asociación de Interim Management (AIME). Consultora en RRHH.
CEO de Instituto de Coaching Jurídico y Empresa desde 2014. Dirige un equipo multidisciplinar de especialistas en coaching provenientes de los sectores de la abogacía, psicología, ingeniería, farmacia y economía. Cuentan con 10.000 horas de coaching ejecutivo a directivos y consultoría a sus equipos.

Servicios de coaching jurídico:

1. Al profesional del derecho: Sesiones de coaching ejecutivo para aumentar la productividad personal, profesional, la gestión emocional y las habilidades del abogado.

2. Al despacho, con programas de consultoría sobre neuromarketing, liderazgo, gestión, recursos humanos, mindfulness, legal agile.

3. A sus clientes en la gestión emocional del proceso, en la estrategia procesal y la preparación de la vista.